Reserva Cerro Colorado
Sebastián Pastor, Andrea Recalde, Gabriela Giordanengo, Luis Tissera, Iván Díaz 17 mayo, 2019

Los secretos que atesora el territorio

Aquí hemos señalado en color rojo, las zonas de interés arqueológico: 1) zanja por donde pasa el gasoducto troncal, en las calles Tulumba y Córdoba; 2) terreno que conserva la mayor parte del antiguo cementerio; 3) extensión probable del sitio funerario; 4) sector del cerro Intihuasi donde se concentran paredones, aleros y cuevas con arte rupestre; 5) sitios habitacionales y de molienda en torno al arroyo El Pozancón; 6) formaciones de arenisca con expresiones de arte rupestre. En color amarillo, los espacios de resguardo patrimonial del poblado actual: 7) edificio “Octógono”, donde se instaló el laboratorio de campaña; 8) Museo Arqueológico. Y, en color celeste: 9) el curso del arroyo Los Molles.


Vista de un sector de la localidad arqueológica desde la cima del cerro Colorado.


En esta imagen, se observa una vista parcial de la localidad –aproximadamente, un 25% de ella en su zona sur– desde la cima del cerro Colorado. Se pueden apreciar diversos sectores y componentes que integran el paisaje antiguo y contemporáneo.

Por un lado, se señala el trazado con forma de “L” de la zanja que, a lo largo de 300 metros de recorrido, expuso el sitio funerario. Asimismo, se indica un terreno de forma rectangular, en la intersección de esta “L”, que no ha sido impactado por actividades recientes y, en consecuencia, se estima que conserva intacto el sector principal del cementerio. Se trata de un lugar abarcado por el programa de mitigación de daños de la obra pública en la reserva a través de un plan de intangibilidad para su cuidado como sitio ceremonial y sagrado, y como espacio de la memoria para el reentierro de los restos extraídos en el sector de la zanja.

Por otro lado, se señala el edificio conocido como “Octógono”, en cuyas dependencias se instalaron el laboratorio de campaña y el Museo Arqueológico. Igualmente, se indican algunos rasgos fisiográficos como el curso del arroyo Los Molles, el perfil del cerro Intihuasi (que conserva uno de los principales sectores rupestres de la localidad), pequeñas formaciones de arenisca y el final del arroyo El Pozancón, donde también se distribuyen vestigios del pasado.

El paisaje de la localidad se configura por esta red de lugares arqueológicos, por elementos del entorno natural como cursos de agua, formaciones vegetales o geológicas, abarcando, además, los materiales contenidos en capas del subsuelo. Estos materiales subterráneos no pueden ser identificados a nivel de la superficie del terreno, pero representan un valioso registro o documento de procesos históricos, naturales y culturales. Es por eso que la reserva los incorpora a su plan de cuidado y protección como parte indisociable de lo que se observa en la superficie.

La reciente aprobación de la Ley 37131, que establece la creación del Parque Arqueológico en la Reserva Cultural-Natural Cerro Colorado, se fundamenta en una visión integral del paisaje que no solo se constituye a partir de las expresiones de arte rupestre, sino también de otras materialidades que conformaron la trama de relaciones que los pueblos originarios construyeron a partir de diversas prácticas sociales. Una mirada arqueológica sobre los recursos patrimoniales propiciará, junto a las estrategias de conservación, el enriquecimiento del campo de las investigaciones y la divulgación del conocimiento científico sobre el pasado de los cordobeses.

 

Autores

Sebastián Pastor
Arqueólogo.
Doctor en Ciencias Naturales, especialidad Antropología (UNLP).
Investigador del CONICET.
Responsable del Programa de Rescate Arqueológico en la Reserva Cultural-Natural Cerro Colorado.

Andrea Recalde
Arqueóloga. Doctora en Historia (UNC).
Docente de Prehistoria y Arqueología en la Facultad de Filosofía y Humanidades (UNC).
Investigadora del CONICET. Responsable del Proyecto de Investigación Arqueológica en la Reserva Cultural-Natural Cerro Colorado.

Gabriela Giordanengo
Lic. en Ciencias de la Educación (UNC).
Magíster en Educación (UNC).
Responsable del Programa de Arqueología Pública en el equipo de trabajo en la Reserva Cultural-Natural Cerro Colorado.

Luis Tissera
Arqueólogo.
Licenciado en Historia (UNC).
Responsable del Museo Arqueológico en la Reserva Cultural-Natural Cerro Colorado, Agencia Córdoba Cultura.

Iván Díaz
Arqueólogo.
Licenciado en Ciencias Antropológicas (UBA).
Integrante del Área de Antropología Biológica del Museo Etnográfico (UBA).
Responsable del estudio de restos humanos en la Reserva Cultural-Natural Cerro Colorado.