1918. La Reforma Universitaria
Revista SCHOLÉ 20 diciembre, 2018

Fue hace 100 años…

La historia, indomable e impredecible, agita al mundo y a la Argentina. México aún se sacude por un errante movimiento revolucionario y el Viejo Mundo se conmueve con la caída del régimen zarista mientras, en las trincheras, los soldados siguen padeciendo la furia de una guerra cuya violencia y crueldad pocos pudieron imaginar. En la Universidad de Córdoba ocurre un movimiento que se propone quebrar los muros de una educación conservadora y de aire clerical. Dos años atrás, había sido electo el primer presidente democrático por el voto universal, bajo el mandato de la Ley Sáenz Peña. Es un tiempo de certezas políticas, de claras perspectivas sobre los cambios que la Educación Superior requiere para el desarrollo del país y para la constitución de una sociedad más justa y equitativa. Frente a un mundo académico anclado en una perspectiva “monárquica y monástica” heredada de la colonia y “que es el refugio secular de los mediocres, la renta de los ignorantes, la hospitalización segura de los inválidos y -lo que es peor aún- el lugar en donde todas las formas de tiranizar y de insensibilizar hallaron la cátedra que las dictara” (Manifiesto Liminar), se contrapone el ideario del progreso. Con definida precisión, se reclama y se logra la autonomía, el cogobierno, la libertad de cátedra, la gratuidad y la laicidad y se establece la extensión como acción propia de la lógica del conocimiento y la investigación. Bajo la forma de una participación más amplia y democrática, la vida universitaria no será reflejo sino inspiración para una sociedad que debe enfrentar los desafíos impuestos por los conflictos sociales de su tiempo.

[

Página 1 de 3